Jobs & Internships

Search By Skills:








Full time
Part time
Intern


Advanced Search »

5 cosas que no debes poner en el currículum vítae

Debra Auerbach, redactora de CareerBuilder



Es fácil darse cuenta de qué poner en el currículum vítae. ¿Cuál será el renglón que llame la atención del gerente de contrataciones? ¿El formato influirá en la decisión? Quizá creas que es mejor incluir información de más que de menos, pero cargar el currículum con relleno innecesario podría garantizarte un lugar en la pila de rechazados.

Las siguientes son cinco cosas que deberías considerar no poner en tu currículum vítae.

1. Descripciones de objetivos: la descripción de objetivos, que por lo general comienza con "Busco un empleo que... ", hace rato que se considera algo del pasado. Los empleadores no van a leer tu C. V. para averiguar qué buscas en un empleo; quieren que este documento les diga por qué deberían elegirte. Si vas a incluir algo al comienzo de la hoja, que sea un resumen de lo que dirías personalmente si te dieran un minuto para hablar. Debe hacer referencia a tus aptitudes más destacadas y los logros importantes que valga la pena destacar.

2. Referencias disponibles a pedido: incluir una lista de referencias o la frase "Referencias disponibles a pedido" no es necesario, porque ya se espera que tengas referencias, en caso de que un empleador las pida. En lugar de ocupar una parte valiosa del espacio, crea un documento aparte con las referencias y su información de contacto, y tenlo listo para enviarlo o entregarlo según sea necesario.

3. Información desactualizada o irrelevante: en los currículum vítae lo que importa es la calidad. Los gerentes de contrataciones no tienen tiempo de leer tres páginas con los puestos que ocupaste desde que paseabas perros en la escuela secundaria. Analiza quitar del apartado de experiencia lo que hayas hecho hace más de una década, en especial si no es pertinente al puesto que solicitas. En cambio, concéntrate en los antecedentes de experiencia y educación que muestren que eres competente y estás al día con las habilidades y la tecnología más recientes.

4. Atributos personales: a menos que el empleo sea de modelo u otro en el que el aspecto sea importante, no incluyas una foto. La mayoría de los empleadores no deberían (y por ley no pueden) tomar en cuenta el aspecto personal; sólo desean saber si eres bueno para el empleo. Lo mismo es válido para los atributos personales, tales como altura, peso, raza y edad.

5. Afirmaciones falsas: no debería hacer falta decir que las imprecisiones y los adornos en la educación y la experiencia no deben tener lugar en el currículum. Antes de correr el riesgo de que te atrapen (cuando un empleador haga una verificación de antecedentes, hable con las referencias o investigue en las redes sociales), piensa: ¿para qué querrías un empleo si no estás preparado para él? Si no sabes lo que haces, el juego terminará pronto, quedarás otra vez sin empleo y habrás cerrado puertas importantes.

Debra Auerbach es redactora y bloguera de CareerBuilder.com y su blog de empleos, The Work Buzz. Investiga y escribe acerca de estrategias de búsqueda laboral, desarrollo profesional, tendencias de contratación y asuntos del lugar de trabajo.

Subscribe  |