Diez preguntas típicas en una entrevista de trabajo

Josep Felip



Las entrevistas de trabajo no suelen ser siempre iguales, pero sí es verdad que hay algunas preguntas que uno debe esperar en este tipo de situaciones. Son las preguntas básicas, con las que el entrevistador busca obtener la información que necesita y empezar a decidir si vale la pena apostar por el candidato.

Aunque no aparezcan todas en la entrevista, si se está preparado para contestarlas ayuda afrontar la cita con una mayor seguridad y demostrar que se realizó un esfuerzo para acudir preparado al encuentro. Además, así es más fácil identificar las preguntas inesperadas y estar tranquilo cuando aparezcan.

En su mayoría no son preguntas en las que un mero "sí o no" sirven de respuesta y que necesitan de una elaboración, que tiene como objetivo demostrar sin alardes al entrevistador que se tienen las cualidades, aptitudes y disposición para desempeñar las responsabilidades del puesto de trabajo que se ofrece.

1. ¿Dime algo sobre ti?

Hay que tener en mente que se trata de una entrevista laboral, no un examen sicológico, por lo que el entrevistador lo que busca es información relevante al trabajo, como puede ser la experiencia, actividades extracurriculares o la educación.

2. ¿Por qué te debería contratar?

Resalta las características que te hacen un aspirante ideal para la posición, cómo se ajusta a tu experiencia o aptitudes. Evita caer en la tentación de decir lo mucho que te gustaría trabajar en esa empresa, o que sería un gran honor. Lo que el entrevistador quiere saber es que entiendes el puesto de trabajo que se te ofrece y que cuentas con la capacidad para ocuparlo.

3. ¿Por qué quieres unirte a esta empresa?

Con esta pregunta se trata de averiguar si el entrevistado se ha tomado en serio la entrevista y se ha informado acerca de la empresa. Aquí se puede responder que el perfil de la compañía se ajusta a sus objetivos profesionales, que se identifica con los valores que defiende o que admira la calidad del trabajo que se realiza.

4. ¿Qué crees que estarás haciendo en cinco o diez años?

Esta es una pregunta complicada, en la que se debe calibrar muy bien la ambición con la realidad. Una respuesta fantasiosa puede resultar muy presuntuosa, mientras que otra llena de vaguedades puede revelar ausencia de interés en el progreso profesional. 

El entrevistador quiere saber cuáles son los horizontes profesionales en general, más que un cargo específico o aspectos de la vida personal, para entender con qué te sientes a gusto y hacia dónde te quieres dirigir.

5. ¿Qué tipo de salario buscas?

Esta es otra pregunta con potencial para hundir las posibilidades de contratación,  si se pide una compensación desmesurada o condenar a un salario injusto, si se subestima el valor del puesto de trabajo.

Así que el mejor consejo es investigar los sueldos que se ofrecen en el mercado antes de aventurarse a dar cifras sin base real.

6. ¿Cuáles son tus debilidades?

Algunos la consideran la pregunta trampa por excelencia, en la que se debe mantener un delicado equilibrio entre decir la verdad y evitar autosabotear la entrevista. Un buen método es comparar las debilidades con las fortalezas, así como explicar medidas que se han adoptado para solucionar los defectos. Tampoco es bueno entrar en cuestiones de naturaleza profesional. Quieren saber si somos aptos para el trabajo disponible, no si se nos olvida enviar felicitaciones de Navidad a los amigos por ser demasiado olvidadizos.

7. ¿Por qué dejaste tu trabajo anterior?

Si se está desempleado, lo más fácil es explicar las razones por las que se perdió el trabajo, como puede ser un ajuste de plantilla, aunque sin resaltar desavenencias personales o desencuentros con los antiguos jefes.

En caso de tener trabajo, lo mejor es enfocarse en qué se busca en el nuevo trabajo, más que criticar el que se quiere dejar. 

8. ¿Qué es lo que te gusta de tu trabajo actual?

Aquí el entrevistador quiere saber qué es lo que te motiva y te gusta en tu vida profesional, por lo que suele ser aconsejable explicar algún proyecto o aspecto del trabajo que cause especial satisfacción personal.

9. ¿Qué puedes ofrecer a la empresa?

La pregunta invita a explicar de manera concisa las características profesionales que nos hace único para ese trabajo, como puede ser la atención al detalle o la habilidad de desarrollar relaciones positivas con los clientes.

10. ¿Qué tres cosas positivas crees que tu anterior jefe diría de ti?

Es una buena oportunidad para recordar las felicitaciones recibidas de los responsables de la anterior empresa  y resaltar los aspectos más positivos de las evaluaciones de trabajo que te hicieron.

Subscribe  |